Like A Girl

Pushing the conversation on gender equality.

Code Like A Girl

A veces me siento una farsa

¿Cómo lidiar con eso?

Adler Planetarium, Chicago

Durante la semana, tuve que diseñar estrategia y hacer diseño digital para unas sorpresas de YLAI.

Mi background es business, nunca he recibido educación formal en diseño, ni siquiera he tomado un curso en Coursea o Platzi , nada, pero siempre he resuelto con mi intuitiva manera de aprender y descomponer; teniendo una necesidad, leyendo, preguntando y recibiendo mentoría; metiéndome en cosas que no tengo idea como se hacen, pero sé el resultado final que quiero, también, supongo que nací con buena lógica y buen gusto.

Aun sin educación formal en diseño, diseñando he hecho dinero y me ha abierto la puertas en sinnúmero de proyectos y algunas organizaciones; desde la pequeña empresa que tuve a los 20´s (si, yo también tuve mi empresa de blusas, playeras y publicidad). Hasta ahora 8 años después, haciendo realidad de una forma gráfica, mis ocurrencias en estrategia.

Aun así odio diseñar, no porque disfrute hacerlo, pero siempre quedo con el sentimiento de que alguien lo podría hacer mejor que yo. SIEMPRE.

En la semana pasé parte de mis tardes diseñado. Y una de estas tardes, Glenn, un miembro genio de mi equipo, se despidió de mí y me vio diseñando. Nuestra conversación de 30 segundos fue así:

Glenn: Wow, good job with that, that is really good, sometimes I want to steal all your talents”.

BH: Oh thank you, but I actually hate to design, I´m happy that these are working

G: Oh, really? But you are good, I thought you enjoy it

BH: Well, I don’t. I’m not a designer, all the times I design, I feel that someone else could do it better and I hate that sensation, but I need to do this if I want my ideas alive

G: True, maybe someone could do it better, but you are doing it possible right now. And good job with that! Goodnight!

“But you are doing it possible right now…” “Alguien podría hacerlo mejor, pero tú lo estás haciendo posible ahora mismo” Boom.

Pasaron dos cosas por mi cabeza como enseñanza de esto:

Síndrome del impostor:

¿Han escuchado de esto?

Desde 1978 se han hecho estudios al respecto, pero hasta los años recientes que se ha hablado más de ello. Síndrome el impostor es prácticamente sentirse un fraude profesional o sentirte nunca suficientemente bueno, a pesar de que tus logros son evidentes. Como estar codeando esa app y dirigiendo esa implementación de base de datos, sin haber estudiado formalmente IT.

Hay dos grupos que son más atacados por este síndrome, las mujeres y los autodidactas. Encajo en los dos.

Los que han trabajado en mis equipos de trabajo saben que, cuando algo debe ser hecho, no soy de las personas que dice “yo no puedo, no lo se hacer”. Si es elemental, y no hay quién lo haga, siempre busco la forma de lograr a la meta; leo, consulto, descompongo y aprendo mucho en el camino hasta que podemos hacer posible lo que nos planteamos.

Pero en ocasiones, como esa noche en algo de lo más simple como diseñar gráficamente mi estrategia, incomoda mucho, porque posiblemente alguien con una educación formal, o una maestría en una universidad renombrada, no como yo, egresada del IPN una universidad pública mexicana, podría estarlo haciendo mejor que yo. No les quiero contar cómo me siento cuando cada vez que digo SI y hago posible cosas más importantes.

He hablado mucho este tema con más amigos autodidactas, mujeres y emprendedores en esta era en la que el Internet ha igualado la calidad de la educación y cultura, y casi todos nos sentimos de esta forma, impostores.

Pero aquí es dónde entran las sabias palabras de Glenn:

“Tú eres quien lo está haciendo posible ahora mismo”

Hacer las cosas posibles

Honestamente prefiero tener en mi equipo de trabajo a alguien que sueña grande y hace las cosas posibles, más que a alguien que sea el mejor en el tema pero temeroso para tomar nuevos retos, o cuando pregunte si podemos hacer algo que no ha tenido como materia en la universidad, me responda: “no sé / no soy un experto / nunca lo he estudiado.” Me ha pasado, y no ha sido la mejor experiencia trabajar con esas personas.

Yo misma prefiero ser esa persona que hace las cosas posibles, es perseverante, se educa diariamente y toma nuevos retos, más que la persona estudiada y con nota de A+ y experta en papeles.

Y si, estos nuevos retos nos hace sentirnos como un fraude, pero significa que estamos saliendo de la zona de confort, estamos aprendiendo e implementando lo aprendido y que estás creciendo personal y profesionalmente. Eso es lo que más importa y lo que construye una mejor carrera profesional. Tus resultados siempre hablarán por ti.

¿Tú has tenido tu momento sintiéndote una farsa, cómo lo manejaste? ¿Cómo funciona esto en industrias que no son startups, marketing o business?

En español – Code Like A Girl