Like A Girl

Pushing the conversation on gender equality.

Code Like A Girl

Confesiones de una apasionada por los computadores

Cálculo, patrones, acertijos y programación

Escrito por Debra Lobel y traducido al español por Maria Alejandra Yepes para CodeLikeAGirl. Artículo original en inglés aquí

Ábaco vintage

Cálculo — Inicio de los 50’s

Nací durante la primera generación de computadores. No puedo decir que ví alguno en acción en ese tiempo pero me gusta contarlo como una interesante parte de mi historia. Mi primera experiencia con un computador, una calculadora moderna, fue mi ábaco de juguete. Lucía muy similar a la imagen de arriba. El mío era muy colorido, ambas bases eran triángulos rojos conectados por tres delgadas líneas de metal que tenía diez cuentas en cada una. Cada conjunto de cuentas era de uno de los colores primarios — rojo, amarillo y azul. No estoy segura porqué me atraía tanto ese juguete; ni siquiera lo usaba para contar. Yo jugaba con las cuentas, moviéndolas de un lado a otro, dormía con el ábaco todas las noches a los pies de mi cama.

Patrones — Finales de los 50’s

Tal vez eran mis formas compulsivas que me llevaron a los aparatos de cálculo. Yo solía contar el número de pasos que me tomaba en cada sección de una acera de Nueva York. Me volví tan hábil que ni siquiera tenía que poner cuidado a la manera en que caminaba siempre necesitaba el mismo número de pasos. A medida que crecía, yo contaba otros objetos, agrupaba todo en conjuntos de cinco o múltiplos de cinco. Yo podía meter la mano en una bolsa de M&M’s y casi siempre sacaba cinco sin siquiera contarlos. Es curioso que fuera el número cinco, pero me imagino que hay muchas cosas en el mundo que giran en torno a él — dedos de manos y pies, los billetes, los minutos que se marcan en un reloj, y mucho más.

Acertijos—60’s

Después empezó mi fascinación por patrones menos evidentes —acertijos. Los rompecabezas eran buenos, pero a mí me gustaban más los acertijos de palabras y números. Una vez encuentras un patrón, la respuesta es obvia. Los crucigramas y Scrabble eran muy divertidos, pero tu vocabulario tenía que ser muy bueno. Los crucigramas de los periódicos eran perfectos. Por ejemplo, los criptogramas eran maravillosos porque solo tenías que conocer pocas reglas acerca del idioma, en este caso para el inglés.

  • “E” es la letra más común
  • La palabra más común es “the”
  • Dos palabras que son de una sola letra (“I” que significa yo y “a” que significa “un/una”
  • Solo ciertas letras pueden estar seguir de si mismas una vez. (‘ll’ como en “yellow” que significa amarillo”, ‘mm’ como en hammer que significa martillo, ‘tt, como en better que significa mejor, ‘e’ como en wheel que signifca rueda, ‘o’ como en book que significa libro, etc.)

Mis acertijos favoritos eran los que las revistas ponían como Acertijos de Lógica. Un ejemplo abajo. El problema era darse cuenta como emparejar cada persona (nombre) con su aniversario, el tipo de música que la persona había descargado y el detergente que ellos usaban.

Logic Puzzle

Programación — Finales de los 60’s

Mis materias favoritas eran matemáticas y ciencias hasta que el colegio ofreció un curso de ciencias de la computación durante mi último año de bachillerato. El profesor nos enseñó el diseño interior y el funcionamiento de los computadores. También nos enseñó como programarlos. Me gustó mucho su entusiasmo y quedé encantada después de escribir mi primer programa de software

Al final de la clase, mi respuesta a la pregunta ¿Qué vas a seguir estudiando? cambió de Matemáticas a Ciencias de la computación. En el tiempo en que entré a la universidad graduarse de Matemáticas o Ciencias, significaba ser profesora. En los clasificados de todos los periódicos en Nueva York (y eran un montón) publicaban ofertas de trabajo para mujeres como Secretarias o Profesoras. Cuando me gradué de la universidad, ya tenía experiencia en trabajos como vendedora de entrada de datos, operadora de computadores y programadora. Mi amor y mi talento para el cálculo, los patrones y los acertijos ya no eran dedicados a divertirme solamente sino que a tener una divertida carrera como programadora.

Mis confesiones como una apasionada por los computadores — 2017

Confieso que el cálculo, los patrones y los acertijos todavía llenan mi cabeza, pero desde hace dos años que cumplí mi edad de jubilación, extraño la programación. Para satisfacer mi necesidad y llenar mi carencia, empecé a desarrollar nuevas habilidades en la tecnología digital, incluyendo:

  • Mercadeo digital
  • HTML 5/CSS 3
  • Creación y mantenimiento de sitios web
  • Optimización de los motores de búsqueda (SEO, por su siglas en inglés)
  • Analítica de Google
  • Investigación y análisis de palabras clave.
  • Publicidad y redes sociales
  • Escribir en blogs

Hace unos meses, fui contratada como cajera en un restaurante local, Filippos, por su dueño Philip. Es divertido, estoy activa y puedo socializar con el personal y los clientes. Philip también es dueño de otro restaurante, Barlago. Cuando la tableta, que el usaba para la aplicación de las reservas, se dañó él me contrató para que le restaurara todo el sistema. Para invertir más tiempo gerenciando Barlogo, Philip vendió Filippo a una pareja de empleados, Geo y Cynthia. Cuando ellos se dieron cuenta que yo estaba jubilada y venía del mundo de la tecnología me pidieron que les ayudara con lo siguiente.

  • Actualizar el sitio web
  • Optimizar/Indexar el nuevo sitio web
  • Instalar y configurar un nuevo sistema de punto de venta.

Cuando el negocio va lento, pienso en lo que trae personas al restaurante y cuándo. Para satisfacer mi curiosidad, empecé a coleccionar datos teniendo en cuenta las siguientes variables:

  • Día de la semana
  • Hora Inicio/fin de los picos de afluencia de clientes
  • Clima
  • Temporada
  • Tipo de clientes (parejas, adultos mayores, familias con niños, etc.)
  • Cantidad gastada (para esto yo uso mis propinas que son relativamente proporcionales a la cuenta)
  • Competencia
  • Comentarios de los clientes

Ahora estoy muy feliz estudiando Machine Learning y espero usar lo que aprenda para predecir los factores que inciden en que la gente vaya a comer a Filippo y posiblemente aplicar el mismo proceso a otros restaurantes.

Una última confesión, he estado leyendo acerca de la desaparición de las mujeres en Ciencias de la Computación, preguntándome cuando las mujeres dejaron de programar y por qué yo no me había dado cuenta. Planeo explorar el tema escribiendo una seria de artículos basados en mis 45 años de carrera como programadora, reflejando lo que ha pasado en el mundo de la tecnología y lo que yo estaba haciendo.

Si te gustó este artículo, compartelo