Like A Girl

Pushing the conversation on gender equality.

Code Like A Girl

Fortalece tu empresa, ocúpate de ti misma

Escrito por Sydney y traducido al español por Maria Alejandra Yepes para Code Like a Girl. Artículo original en inglés aquí

via kaboompics.com

Usa este servicio por $49.900 pesos al mes; compra este libro por $29.900 o toma este curso virtual por $199.000. No está mal por sí mismo invertir en ninguna de estas cosas, pero si se vuelve un poco abrumador y para alguien que está empezando ese peso adicional puede sumar bastante.

No todas las blogueras necesitamos usar una combinación de Tailwind, Leadpages, and ConvertKit; pero hemos sido entrenadas a pensar que esos productos son necesarios para tener éxito. El conocimiento es poderoso, pero para una propietaria de un negocio que apenas está iniciando, invertir tiempo y dinero en tomar un curso virtual puede consumir tus — quizá limitados — recursos.

Cuando parezca que tocaste fondo, hay algunas cosas que puedes hacer para mantenerte en movimiento, sin gastar mucho tiempo o dinero.

Ten una buena ética de trabajo

Frecuentemente me encuentro a mí misma atascada en falsos ciclos de productividad.

Hay mucha información afuera, es fácil hacer de consumir toda la información disponible, un trabajo de tiempo completo. He estado atrapada en el ciclo de leer noticias, pedir consejos o comentando en las publicaciones de otras personas en los grupos de Facebook.

Una cosa es ser vista, pero otra cosa es trabajar realmente.

Algunas veces lo que se siente como “trabajar” no está relacionado directamente con una meta.

Parte de tener una buena ética de trabajo es saber qué funciona y qué no y cuándo debes renunciar. Si te sientes estresada, tómate el tiempo para dar un paso atrás e invertir tu tiempo en algo que valga la pena.

Haz un horario, haz seguimiento y no te olvides de tu meta.

Llega a tiempo

Esto funciona tanto para empresarias como para personas que trabajan en ambientes tradicionales de oficina.

Estar a tiempo no te cuesta nada, pero llegar tarde puede costarte una reunión, un proyecto o incluso un trabajo.

Si tienes problemas para administrar tu tiempo (¡como yo!), encuentra una herramienta que funcione con tu cerebro, no en contra de él.

⏃ Anótalo en un papel: Haz notas, programa en el calendario, haz una copia de tu horario o utiliza un organizador. Compra uno, comprálos todos, compra lo que sea que funcione para tí. Bloque los horarios y anota las tareas en ellos.

⏃ Si te sientes más afín con lo digital: Revisa herramientas como el calendario de Google, Trello y Asana.

⏃ Aprende a delegar — Y no quiero decir “contrata un asistente virtual”. Decide cuánto vale una hora de tu tiempo y encuentra caminos para disminuir las tareas que puedes automatizar — Como Tailwind para Pinterest y Freshbooks un software de contabilidad.

Aprende a decir NO

Es difícil, lo entiendo, pero es la cosa más importante que vas a hacer por tí misma.

Cuando dices “sí” a todo lo que se te cruza en el camino, estás haciendo algo dañino. Decir “sí” a todo es una manera muy efectiva de desperdiciar tiempo — creeme yo aprendí esto de una manera muy dura.

Cuando alguien te pida algo — bien sea un amigo, un familiar o un aliado de negocio — pregúntate a ti misma si la tarea encaja en tu oferta.

Si no encaja, se cortés pero firme en tu respuesta.

Recuerda: No necesitas una razón para decirle a alguien que no. Si no quieres hacerlo, no tienes que hacerlo. Eres una adulta y no estás en deuda con nadie, especialmente cuando se trata de tu atención y tu energía.

También, una recomendación: Incluso si tu razón para no hacer algo es “Yo no quiero hacerlo” puedes suavizar un poco tu respuesta. Un simple hola, me encantaría pero no tengo tiempo esta semana — Tal vez ____ te podría ayudar en mi lugar ¡funciona muy bien!

Rechaza toda clase de estereotipos, siempre

Cuando escribí por primera vez este artículo, en enero de 2017, esta parte se llamaba “Mantén una mente abierta”

Pero las cosas han cambiado desde eso, y ahora, rechazar los estereotipos es mucho más importante que nunca.

Hay, sin duda, diferentes sectas en el mundo del emprendimiento y de los blogueros. Están los religiosos que se quedan en casa de sus madres, lo que se van a vivir a la costa, y los Grandes Nombres que facturan números de más de seis cifras al mes.

Mi punto en traer estas comparaciones es que las cosas que tenemos en común superan aquellas que no.

Juzgar a alguien por su apariencia, religión u orientación sexual, no te llevará lejos, nunca. Nunca sabrás quien es la próxima persona que influirá en tu éxito.

No cierres oportunidades porque ellas no son parte inmediata de juego final. Sí, deberías ser orientada al logro pero esto no tan enfocada que implique a) no ver la gran imagen, y b) no dejar espacio para el crecimiento y la flexibilidad.

El universo te enviará lo que necesitas para ser exitosa.

No termines oportunidades antes de haberles dado la opción de sembrarlas y dejarlas que prosperen.

¡Mantén tu frente en alto!

Al fin de cuentas, este es — sin lugar a dudas — la parte más importante de la lista.

Vas a tener malos días. No hay manera de evitar eso; incluso cuando sientas que estás en la cima del juego, una pantalla rota del iPhone o una mosca en el vaso de leche puede estar a la vuelta de la esquina.

Nada de eso importa. Cuando pones buena energía, recibirás buena energía.

Tener una buena actitud puede ser difícil algunos días, especialmente aquellos que empezaron levantándose por el lado equivocado de la cama. Incluso cuando te sientas un monstruo enfurecido por dentro, mantén tus interacciones con otros humanos — el chico del Starbucks, el representatne de la empresa de teléfonos, la persona comentando en tu última publicación — positiva.

Si te gustó este artículo, ¡Compártelo!