Like A Girl

Pushing the conversation on gender equality.

Code Like A Girl

“Las mujeres ahora se toman todo mal y ya no se puede hacer un chiste”

No es la primera vez que lo escuchas o que lo lees. Hoy quiero explicar porqué los chistes que segregan no hacen gracia

Al inicio de mi carrera no tenía un trabajo estable y necesitaba una fuente de ingresos adicional. Mi carrera demandaba gastos adicionales que ni mi mamá ni yo podíamos costear. Aprovechando que mi hermano mayor, algunos amigos y los foros que visitaba entonces me enseñaron lo básico sobre ensamblaje de computadores, me arriesgué a pasar la voz entre la familia y compañeros de universidad: -"les ensamblo PC's a la medida y a buen precio".

Fue muy divertido, aprendí mucho y me ayudó con mis gastos.

Yo compraba las partes en Unilago o con algunos amigos de LANeros.com y en mi casa, con manual en mano, procedía a construirlos y configurarlos. Un día, tuve que reclamar por una garantía de un procesador que había comprado en un local de Unilago, uno de los cables que alimentaba el ventilador estaba visiblemente dañado y yo tenía miedo de conectarlo, con los procesadores hasta el día de hoy hay que tener mucho cuidado al ensamblar.

Fuí hasta el almacén con el procesador en la mano y le dije al dueño del local que tenía ese problema y que necesitaba que me lo cambiara.

El dueño me dijo : — "¿Usted entiende lo que es un procesador? . Dígale a quien la mandó que eso con una soldadita sale, que el resto está bueno". Yo le dije que nadie me había mandado, que yo era la que ensamblaba y que me daba miedo conectarlo, que prefería hacer valer la garantía y que me lo cambiara.

Él, con un tono de voz mucho más serio y mucho más alto me dice — "Ah, entonces usted es la pendeja que no sabe cómo es que se suelda un verraco cable. Ninguna vieja es capaz de hacer bien las cosas, yo no le voy a cambiar nada, el procesador está bueno y sería bueno que le diera a soldar eso a un hombre. Las viejas no saben un culo de computadores y yo no tengo porque pagar por eso".

Sin entrar a discutir de qué zona de Colombia era el vendedor, su acento, su tono y sobre todo las palabras que me dijo en ese momento, me llenaron de ira, yo sentía que estaba siendo injusto y que debía responderme por la garantía. Entonces llamé a mi hermano mayor quien estaba cerca del lugar y le conté. Él me dijo que en 30 minutos estaba allá para ayudarme.

Le expliqué a mi hermano lo que pasaba y me dio por completo la razón, justamente por esa época se corría el rumor de que estaban haciendo "cambiazos" a los disipadores de calor por unos de inferior calidad, para aumentar las ventas de disipadores de cobre que son más efectivos pero más costosos.

Cuando fue mi hermano a reclamar, el mismo vendedor responde con una sonrisa: –"brother, estaba haciéndole un chiste a la pelada (chica). Es que hoy en día se toman todo mal y no le ponen humor a la vaina". Yo le estaba explicando que soldando el cable, se puede salvar, pero fresco, espere que yo aquí tengo otro ventilador de esos". Y en cuestión de 15 segundos, el dueño sacó un ventilador nuevo, con caja y me lo cambió sin ningún problema. Eso sí, se lo dio en la mano a mi hermano, no a mi.

Hoy, una persona a la que sigo hace tiempo, publicó esto:

Traducción: Cómo escoger un computador portátil: CHICAS: Color, tamaño, cámara. — CHICOS: Memoria RAM, tarjeta gráfica, procesador, caché (WTF xD), tamaño de la pantalla, teclado, puertos HDMI, velocidad del procesador, batería, cantidad de slots de RAM

Cuando le hice caer en cuenta a esa persona que éste tipo de "chistes" segregan y generalizan, me respondió con un .gif de Obama bostezando, insinuando que le aburría mi punto de vista. Intenté explicar que estos comentarios hacen que se abra espacio a la injusticia, que no es "chistoso" y que debería parar. Me sentí en la necesidad de explicarle el daño que hacen este tipo de comentarios , pero fue inútil, así que prefiero contarle a quien le interese por medio de éste post.

Estamos en un momento difícil en la industria de la tecnología. Llevo al menos 10 años en la industria y siempre me ha tocado explicar tanto a hombres como a mujeres que algunos comportamientos, comentarios o chistes, alimentan un ambiente que es negativo para las mujeres. Se nos tilda de tontas, de no saber nada, de pasar la universidad porque somos lindas o tenemos influencia, de no saber cómo soldar un cable de un ventilador de un procesador. Ante los ojos de muchos, somos diferentes a los hombres intelectualmente y nuestro lugar está en otro lado.

Sinceramente creo que el autor del post en Instagram no quería herir a nadie, que de buena voluntad creía que era chistoso y no le veía nada de malo. Sin embargo, internet es masivo y cualquier cosa que publiques, potencialmente será visto por muchas personas. Imaginen que ese post de Instagram llegara a una persona que no tiene mucho contexto acerca del problema de discriminación, desigualdad, pobres condiciones y rechazo que estamos viviendo las mujeres en tecnología.Imaginen que esa persona tiene la capacidad de multiplicar éste mensaje a su población o a sus compañeros y compañeras de trabajo. Imaginen que otras personas que le admiran interpreten el "chiste" como una realidad. Imaginen que el "chiste" se replica y llega a oídos de una mujer que termina por creérselo. Imaginen que el ciclo se repite y afecta el entorno.

El autor del post, me responde de la siguiente manera:

Las mujeres llevamos muy poco tiempo estudiando los comportamientos que dan pie a la desigualdad en la industria y sobre todo hablándolo en público y discutiéndolos para llegar a soluciones en conjunto. El bagaje que he adquirido en estos años trabajando en equipos conformados 90% por hombres, me ha enseñado que muchas personas (hombres y mujeres) no entiendan los errores y establezcan como una realidad la segregación del conocimiento o habilidades sólo por el hecho de ser mujeres.

Muchas de esas personas son grandes seres humanos, grandes profesionales. El problema es que crecieron en un ambiente donde dichas conductas son establecidas y aceptadas. Ha sido un trabajo adicional (pero que hago con gusto) el evidenciar cómo impactan negativamente al ambiente y en general a la industria dichos comentarios y comportamientos. Los resultados que he obtenido han sido excelentes, a tal punto que he logrado abrir espacios más justos que ha atraído a más mujeres talentosas a éstos proyectos. En este punto, llegamos a bromear mútuamente sobre los hallazgos y hasta del problema en sí.

Hace poco me levante de mi asiento y dije: — "Voy a poner a hacer café y ese será mi aporte como mujer en la tecnología hoy", era un ambiente controlado, donde ya se ha hablado al respecto, hay confianza y la seguridad que no afectará en nada las condiciones laborales. Es importante que cuando se haga un chiste sobre un tema que históricamente ha generado desigualdad, las partes estén de acuerdo y haya confianza.

Por otro lado, el autor del post en cuestión escribió esto:

Y es verdad. La semana pasada, una mujer a la que quiero mucho dijo: –"es que los hombres no sirven para eso (refiriéndose a cuidar a un enfermo), ellos que se queden como proveedores o viendo TV". Y de la misma forma como quise aclarar lo del chiste de Instagram, le dije a ella que eso no está bien, que estaba discriminando. Así que invito también a las mujeres a que no hagan parte de esta ola de maltratar a los hombres por sus habilidades o preferencias.

Lo que más me ha costado enseñar desde mi punto de vista feminista a otras mujeres, es que ese tipo de comentarios o comportamientos ofenden, segregan y hacen sentir mal a las personas. No podemos hablar de igualdad, siendo nosotras las agresoras o esperándolo todo sólo por el hecho ser mujeres.

Hay mucho en qué trabajar. La igualdad requiere que nosotras las mujeres nos tomemos el trabajo de demostrar que somos capaces con nuestro trabajo, no sólo teniendo al género como aliado.

Hago extenso éste mensaje a las personas que hacen comentarios "chistosos" a miembros de la comunidad LGTBI, a personas de diferentes orígenes geográficos, estratos sociales, nivel educativo, color de piel o que quizás tengan alguna discapacidad. Antes de emitir algún comentario que los incluya como protagonistas, revisemos bien si vale la pena sacrificar un chiste por un ambiente que promueva la igualdad.