Like A Girl

Pushing the conversation on gender equality.

Code Like A Girl

Levanta tu voz en este Día Internacional de la Mujer

Escrito por Andressa Chiara. Traducido al español por Maria Alejandra Yepes para Code Like A Girl. Artículo original en inglés aquí

Foto Nkululeko Mabena en Unsplash

La idea de que las mujeres son delicadas, frágiles, criaturas domésticas, siempre ha sido extraña para las mujeres que no pertenecen a la clase media o a la alta. Las pobres, afrodescendientes, divorciadas y toda clase de mujeres marginadas saben muy bien que no hay lugar para la debilidad cuando apenas ganas lo suficiente para sobrevivir. Ser ama de casa no es una opción. Trabajar duro por varias horas al día — muchas más horas que algunos hombres- es la única manera de traer comida a la mesa.

A inicios del siglo XX todos los géneros sufrieron las terribles condiciones laborales causadas por la Revolución Industrial. Lugares de trabajo inapropiados, 18 horas de trabajo, sobras como salarios y condiciones muy cercanas a la esclavitud determinaron el camino de los sindicatos y las huelgas. Gracias a la valentía de estas personas oprimidas se han alcanzado ciertos logros para el bienestar de nuestra sociedad.

Sin embargo, algunas luchas son exclusivamente femeninas, y ningún hombre blanco, aunque empatice, puede entender realmente lo que significa ser privadas de poseer propiedades, decir lo que piensan o votar. En medio de este escenario histórico hostil, Marzo 8 fue elegido como el día para traer conciencia de las limitaciones que han existido para las mujeres en esta sociedad.

Y aún así, en Marzo 8, sabemos que nos darán flores y seremos admiradas por nuestra belleza y fragilidad. Cada año, accedemos a recibir cumplidos acerca de como nuestra existencia hace el mundo más bonito y amigable. Y cada año pensamos para nosotras mismas.

“Intercambiaría las flores por ser respetada todos los días.”

¿En el sector de Tecnología?

Nosotras, las mujeres que trabajamos en Tecnología, desde que llegamos a trabajar cada día, sentimos el peso de la historia en nuestros hombros. Aunque los números han mejorado un poco año a año, todavía somos ridiculizadas, marginadas, ignoradas por todo menos por nuestro género. Llegamos a oir comentarios como:

“las mujeres no pueden programar”
“no confío en ella”
“¿Tiene síndrome premenstrual?”

Somos simplificadas e interrumpidas por los hombres casi a diario. Y si por casualidad tienes puntos extra como minoría, como ser afrodescendiente, estar en un cuerpo grande, con una discapacidad física, disconformidad de género, o simplemente si tienes hijos/hijas (¡!) — Eso solo suma a la insolente opresión.

Por eso nos gustaría recordar a todas nuestras hermanas que

ESTA MIERDA NOS PERTENECE.

Nosotras iniciamos la computación como la conocemos hoy. Somos descifradoras de código. Nosotras diseñamos los primeros lenguajes de programación. Libramos batallas, llevamos a la humanidad a la luna y básicamente cambiamos el mundo alrededor de nosotras cada día.

Es reciente que las ciencias de la computación se hayan convertido en algo cool asociado con chicos. Para ser más específica, es un fenómeno de 1980–90s, relacionado con la fuerte segmentación de género del mercado de los juguetes. Esto puede sonar extremo, lo se, pero es duro trabajar en el mundo de la tecnología cuando nunca se te motivó hacia STEM (ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas) e incluso tener que limitar tu interés porque “es un asunto de chicos”

Las chicas “orientadas” evitarán naturalmente campos STEM, y por tal razón, no harán parte de la fuerza laboral en estas áreas. Este análisis sirve como advertencia: Creemos que el mundo está mejorando, y se está volviendo más incluyente, pero no es necesariamente cierto. La cultura sigue fluyendo y el sexismo es parte de la cultura. Debemos pararnos fuerte y pedir más equidad, independiente de qué tan malo haya sido en el pasado.

Los retos a los que nos enfrentamos

En 1991, las mujeres tenían el 36% de los puestos relacionados con computación; es 25% ahora. Ellas ganan 19% a 32% menos que los hombres que tienen trabajos y responsabilidades similares. Ellas renuncian a una tasa de 41%, mientras que los hombres lo hacen a una tasa de 17%.

Pero las mujeres no son las únicas víctimas de la inequidad. Los hombres sufren porque no se les permite expresar sus emociones y deben mantener estándares imposibles, incurriendo en serios problemas de salud y muerte temprana.

Al final, todas las normas de género son innecesarias como para conformarse con ellas. Todas ellas causan conflicto, sufrimiento e inequidad.

Entonces, si esta es situación es urgente, ¿qué podemos hacer para cambiarlo?

Lo que nos espera

Nosotras, las llamadas copos de nieve, las SJWs (Guerreras de la justicia social), las temidas feministas, ya sobrevivimos todo un desfile de fealdad mientras luchamos por equidad. El mundo es aburrido, ¡no puedo ser sexista nunca más! pareciera ser parte de un juego, pero no lo es. Sin embargo, aunque no vemos que la lucha vaya a ser más fácil pronto, sí recibimos retribución uniéndonos a iniciativas y haciendo la diferencia en la vida de las personas.

Aquí hay algunas ideas de como puedes contribuir:

Comparte tu conocimiento

Se consciente de que las mujeres alrededor del mundo deben querer aprender y desarrollar habilidades relacionadas con la tecnología. Encuentra iniciativas que ayuden a mujeres y a chicas a programar y ofréceles ayuda

Encuentra mentores y desarrolla habilidades de liderazgo

El hecho de que nuestra cultura tenga prejuicios de género y que las posiciones de poder sean en su mayoría asumidas por hombres ha generado un desequilibrio, estructuras de poder poco saludables tanto en las empresas como en la política. Ser una líder exige ciertas habilidades, pero te puedes preparar estudiando, practicando y pidiendo ayuda a mentores. Hombres: Hagan un esfuerzo para acompañar mujeres. Mujeres: Si son líderes, recuerden que la representación importa, dispónganse para ser mentoras

Levanta la voz y hazte notar

No te inclines ante el sexismo. Se maravillosa, y si no eres reconocida por la calidad de tu trabajo, prepárate con hechos y datos, mostrando claridad y razones lógicas de por qué merecemos reconocimiento. Haz que se escuche tu voz en la comunidad, atendiendo conferencias, escribiendo artículos (para Code Like A Girl, por ejemplo) y dando charlas.

Encuentra un grupo de apoyo

Protégete de respuestas violentas. Tener apoyo, bien sea de un pequeño grupo de amigos o un bien conformado foro en Internet que esté de tu lado, no es solo conveniente sino necesario si te conviertes en una figura pública que lucha por la equidad.

A partir de este día Internacional de la Mujer, no importa tu género ¡ACTÚA!