Like A Girl

Pushing the conversation on gender equality.

Code Like A Girl

No seas como Ada

Escrito por She Does Digital y traducido por Natalia Fernández Pintos para Code Like A Girl. Versión original en inglés aquí

El pasado, 10 de Octubre, se celebró el día de Ada Lovelace — un día designado para resaltar modelos femeninos a seguir en STEM (Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas por sus siglas en inglés). La falta de modelos femeninos a seguir puede ser una razón por la cual comparativamente pocas mujeres, aunque tienen éxito en estas asignaturas en el colegio, siguen estudiándolas en la universidad y las usan en sus carreras profesionales.

Este es un problema muy complejo que no tiene una solución única y sencilla, pero en el día de Ada Lovelace, los organizadores esperan que “pongamos el foco en las mujeres en STEM que admiramos” y contemos a los demás acerca del asombroso trabajo que hacen las mujeres.

Hoy quiero hacer algo diferente. Quería hablar un poco sobre Ada, su historia y por qué creo que todas necesitamos a la vez ser como Ada y no ser como Ada.

Sobre Ada

Ada King, Condesa de Lovelace, le fue dado el apodo de “La Hechicera de Números”, por su colega Charles Babbage debido a su habilidad y sus “poderes matemáticos”. Él la describía como:

“Esa hechicera que ha lanzado su hechizo sobre la más abstracta de las ciencias y la ha captado con una fuerza que pocos intelectos masculinos podrían haber ejercido sobre ella”.

Qué bella descripción; para mí resuena más todavía ya que parece que Babbage creía que el hecho de que Ada fuera una mujer aumentaba sus capacidades — en vez de restarles valor, o marcarla como menos capaz, en una época en que habían aún menos mujeres en las ciencias de las que hay ahora.

Su madre, Annabella Milbanke, amaba las matemáticas y dedicó su educación a una enraizada en matemáticas y ciencia, junto con el amor natural de Ada por las máquinas que se manifestó durante su infancia. La principal razón de esto era para mantenerla alejada de la poesía y las artes — su madre no quería verla acabar como su padre, Lord Byron. A pesar de ello, Ada se describía a sí misma como una “analista y metafísica”, trabajando en “ciencia poética” — usando poesía para validar su pensamiento matemático y ayudarla a eliminar la duda.

Murió de cáncer a la edad de 36 — una enorme pérdida debido a la contribución que había hecho a STEM durante su vida y el impacto que su trabajo ha tenido desde su muerte. ¿Qué fue lo que hizo?

Estaba fascinada por los planes de Babbage para la Máquina analítica — una máquina que, de haber sido construida, habría contenido los mismos elementos esenciales que cualquier ordenador moderno — utilizando tarjetas perforadas para operarlo. Babbage dio una lección sobre esta máquina que fue escrita en francés. Ada tradujo este documento al inglés, y al hacer esto, añadió gran cantidad de ideas adicionales:

  • Explicó en detalle las funciones de la máquina y qué podría hacer — creyéndola capaz de mucho más que sólo matemáticas.
  • Escribió el primer algoritmo en estas notas (explicando cómo calcular “números de Bernoulli”) — convirtiéndola en la primera programadora informática.
  • También explicó los potenciales problemas de la máquina — previendo la necesidad de lo que más adelante se conocería como “debugging” (depuración).
  • El trabajo que ella y Babbage hicieron juntos, pero en particular sus notas, fueron de inmensa importancia a Alan Turing y el trabajo que hizo con ordenadores 100 años más adelante.

Desafortunadamente este documento y su trabajo no atrajeron atención durante su vida. Además de su impacto en el trabajo de Turing, sus notas fueron vueltas a publicar extensamente en los años 50 y en 1980 el Departamento de Defensa de EEUU llamó a su nuevo lenguaje de programación “Ada” en su honor.

No seas como Ada

Sobra decir que tener el impacto que Ada ha tenido en el mundo es algo a lo que todas aspiramos. Sin embargo, lo que es terriblemente triste es cómo su trabajo fue desconocido durante un siglo — algo que se parece demasiado a lo que vemos hoy en día, donde las mujeres necesitan que sus ideas sean expresadas por hombres para ser oídas y donde nuestro género es muy a menudo visto como algo que nos hace menos capaces.

Aunque no nos surja con naturalidad a ninguna de nosotras hablar sobre las increíbles cosas que hacemos, tenemos que intentarlo. En vez de atribuir nuestros logros a “tener suerte” (algo de lo que yo misma soy culpable), necesitamos estar orgullosas de nuestra dedicación y gritarlo desde los tejados. Si no te sientes cómoda haciendo esto, entonces hazlo por las demás mujeres a tu alrededor — puede ser más fácil resaltar los logros de otros que hablar sobre nosotras mismas.

En vez de preocuparnos por perder nuestro sitio en la mesa debido a otras mujeres brillantes, tenemos que poner una escalera y ayudar a otras mujeres a llegar hasta donde estamos, y más allá. Tener una red de apoyo para ayudarte en esto puede marcar la diferencia. Hay tantos grupos ahí fuera, desde Lean In a grupos más pequeños enfocados a campos específicos en Facebook que pueden ser avenidas a las que puedes incorporarte para obtener apoyo e inspiración.

En She Does Digital nos entusiasma llamar la atención hacia las brillantes mujeres trabajando en plataformas digitales y el excelente trabajo que hacen, así como el amplio espectro de roles disponibles en nuestro sector. Nos gustaría animarte a tomar 5 minutos hoy a pensar acerca de Ada, tus propios logros y los de las mujeres a tu alrededor. Si no tienes ganas de hablar sobre algo que has logrado recientemente, entonces ve a las redes sociales y destaca a alguien a quien crees que merece ser reconocida por su trabajo.

¡Asegurémonos de que nadie tenga que esperar 100 años para que sus contribuciones sean reconocidas! Nos encantaría oír sobre las mujeres a quienes admiras en Twitter usando #shedoesdigital.