Like A Girl

Pushing the conversation on gender equality.

Code Like A Girl

Por qué está bien ser tú

Escrito por Lauren Nicholson y traducido por César Arias para Code Like a Girl. Encuentra la versión original del artículo en inglés aquí

A cada miembro de la fundación “New Entrepreneur Foundation” se le asigna un mentor para que nos ayude a sacar el mayor provecho del año; mi mentor es brillante. La mayoría de mis sesiones de coaching usualmente han evolucionado desde de una mini-crisis de vida a que al final de la sesión tenga una sensación de calma y resolución para tomar una decisión que sé que es la adecuada para mí. Para aquellos que me conocen, a mi y a mi mente tan cambiante, esto es un verdadero halago, especialmente en un espacio de 60 minutos.

Pero ayer fue diferente. Todo el día me la pasé meditando de lo que íbamos a hablar. La vida era buena. Recientemente obtuve mi trabajo soñado, no ha pasado “gran” cosa y estuve luchando para definir de que discutiríamos en nuestra sesión. Incluso llegué al punto donde consideré enviar un correo a mi mentor y re agendar ya que no tenía ninguna crisis que resolver. Sin embargo, a las 4:30pm, ingresé a Skype y nuestra sesión empezó.

Lo que salió de esa sesión fue francamente una epifanía para mí. Empezamos hablando de motivación o más honestamente, de mi falta de ella en ese momento. No es que no pudiera emocionarme por nuevos proyectos y las cosas interesantes que suceden amí alrededor; Tenía una lista de cosas que hacer de dos páginas que realmente quería cumplir, no de las cosas que pensaba que debería hacer. Similar al bloqueo de los escritores, estaba sufriendo de bloqueo de acción, tenía muchísimas cosas que quería hacer pero estaba luchando para encontrar la motivación para hacerlas. Ni siquiera podría decir que era procrastinación, era simplemente que no me sentía lista para afrontar estas tareas.

Uno de mis odios favoritos acerca del emergente lado oscuro del emprendimiento e incluso acerca de la idea del éxito es que pareciera que sólo hay una única fórmula. Simplemente escribe en Google “Hábitos de la gente altamente exitosa” o “Rutina matutina de emprendedores exitosos” y te enfrentarás a millones de resultados pasando desde publicaciones en blogs hasta libros, entradas de Quora hasta grupos de Facebook y cursos online diciéndote como convertirte en la mejor versión de ti mismo. Tribus de personas centradas en una meta en común: ser exitosos.

Ahora no quiero que la gente piense que estoy en contra de trabajar duro y construir la mejor vida que pueda. De hecho mi mantra personal es “Vive tu mejor vida”. No, mi problema con la imagen que es presentada por el mundo de exitosos emprendedores es algo como esto:

  1. Levántate a las 4:30am y mantente despierto.
  2. Ponte al día con los correos electrónicos, mira las noticias, lee sitios Web relevantes mientras estas parado de cabeza por 5 minutos y tomando un trago de jugo de trigo.
  3. Ejercítate como un deportista de alto rendimiento y luego medita como Buda.
  4. Come (¿Bebe?) tu batido verde lleno de proteína de suero
  5. Haz el trabajo que te cuesta más
  6. Termina tu carga de trabajo a las 9am para que puedas empezar a trabajar en las otras start-ups que tienes.
  7. Repite

Es posible que haya una pequeña proporción de la población que puede hacer esto y que funcione bien para ellos; si eres una de esas personas, te aplaudo (mientras siento un poco de envidia) pero para el resto de nosotros esto simplemente no funciona. Yo no soy buena para nadie a las 4:30am, Odio el jugo de pasto de trigo y la idea de un régimen estricto me abruma. También soy terrible meditando.

Mi sesión de coaching me probó que está bien ser tú. Encontrar lo que funciona para tí y dejar de preocuparse porque no eres de las personas que se levanta a las 4:30am a tomarse su jugo de pasto de trigo. De nuestra sesión, he aprendido que tengo la tendencia de trabajar en explosión de energía. Que necesito regularmente cambiar mi entorno para poder sentirme energizada. Que una caminata matutina con mi perro es de hecho más efectiva que sentarme en un cuarto sola, pensando en cómo no pensar. Incluso trabajo más cuando escucho mis niveles de energía y que me siento más motivada por las cosas que termino.

Soy una gran fan de la mentora Mel Robbins. Su TedTalk es sorprendente y ella es alguien con quien puedo identificarme porque admite que encontrar energía para hacer cualquier cosa es increíblemente difícil y que probablemente se requiere amor rudo.

He adoptado su regla de 5 segundos y esto realmente me ha ayudado a alcanzar más que las honestamente-dolorosas-rutinas-matutinas de la gente más exitosa del planeta.

¿Y la razón? Funciona para mí.

Contar regresivamente desde 5 para empezar a trabajar, usando la app Pomodoro para competir conmigo misma para terminar el trabajo en 25 minutos y admitir que trabajo en algunos momentos mejor que en otros, realmente me ha ayudado a crear un patrón de trabajo que encaja conmigo y de hecho me ayuda a progresar. Y levantarme antes de las 7am no es una de ellas.

Así que tomemos un minuto para detenernos y pensar en lo que ésta inmensa presión, a la que nos sometemos por estar en ese top del 1%, nos está haciendo. ¿Está haciendo que hagamos nuestro mejor trabajo? ¿Está teniendo un efecto positivo en nuestro bienestar tanto física como mentalmente? ¿Nos está convirtiendo en la persona que realmente queremos ser?

Para mí la respuesta es no. Y es por ello es que he decidido que está bien ser yo misma y usar las técnicas que funcionan para mí. Y probablemente nunca sea una madrugadora, engullidora de batidos de proteína, ninja del yoga, que puede fácilmente trabajar 20 horas diarias en la oficina.

Y para ser honesta. Eso me parece bien.

Si te gustó esta historia. ¡Compártela!