Like A Girl

Pushing the conversation on gender equality.

Code Like A Girl

¿Por qué no querrías convertirte en desarrolladora?

Escrito por Catalina Astengo y traducido al español por Natalia Fernández Pintos para Code Like A Girl. Artículo original en inglés aquí

Desde que empecé mi carrera como desarrolladora web, he estado intentado convencer a aquellos a mi alrededor de hacer lo mismo. No puedo mantenerme callada al respecto. La verdad es que el desarrollo de software tiene mucho potencial, no sólo como carrera, sino como una herramienta para el emprendimiento. Como desarrollador tienes la habilidad de crear cualquier cosa que te venga a la mente sólo con la ayuda de un ordenador. La habilidad de escribir código aprendiendo lenguajes de programación. La posibilidad de convertir ideas en realidad.

“Un desarrollador full-stack tiene todas las llaves de la casa — no hay puerta que no puedas abrir” — Eric An

La libertad de pensar en algo y ser capaz de crearlo es incomparable. Cada día hay herramientas cada vez mejores para hacer que suceda cualquier cosa que te venga a la mente. Algunas personas piensan que el desarrollo de software es sólo para nerds a los que les gustan las matemáticas (como a mí), pero hay otros aspectos interesantes que hacen del desarrollo de software una excelente elección como carrera.

No necesitas gastar dinero para aprenderlo.

Una de las cosas más increíbles sobre el desarrollo de software es que puedes aprenderlo por tu cuenta. Sin libros, ni profesor, sólo internet. Una parte de los ingenieros que conozco son autodidactas y a las compañías generalmente les encanta. Pero, ¿por qué? Porque el desarrollo de software es aprendizaje continuo. Si no te mantienes al tanto de la última tecnología, te quedas atrás.

Los ingenieros autodidactas ya han aprendido la dinámica de enseñarse a sí mismos, así que pueden continuar haciéndolo a lo largo de sus carreras. Sin mencionar que otros métodos de aprendizaje no son exitosos. A otras personas les cuesta más aprender por su cuenta y prefieren aprendizaje práctico o en grupo. De ahí el aumento de los “bootcamps de programación”.

Los bootcamps de programación te sumergirán en las profundas aguas del desarrollo de software. En tan sólo 3 meses de trabajo a tiempo completo y unas pocas noches sin dormir, aprenderás las habilidades que necesitas para convertirte en un desarrollador de software. Sin embargo, si no puedes aplicar esas habilidades cuando acabes con tu bootcamp, me temo que no serás capaz de mantener el ritmo.

Otra desventaja de los bootcamps es el precio. La matrícula está entre los $7.000 y los $15.000 y no recibes una certificación aceptada en el sector (con algunas excepciones, algunas universidades como la Universidad de Utah las están incorporando a su plan de estudios). Así que al final es lo que funcione para ti. Yo decidí intentar aprenderlo por mi cuenta y si no funcionaba iba a intentar un bootcamp. Afortunadamente lo primero funcionó y no tuve que gastar un céntimo. Recomendaría que tú también tomes este camino. No tienes nada que perder (mantente atenta a mi próxima entrada sobre recursos para aprender programación).

No tienes que saber (o que gustarte las) matemáticas, ¡sorpresa!

Una de las cosas que la gente siempre menciona cuando les estoy diciendo que se metan en desarrollo de software es “No se me dan bien las matemáticas”. No he tenido que utilizar matemáticas avanzadas desde que empecé con desarrollo web. Estoy segura de que otros tipos de desarrollo de software lo requieren, pero no el desarrollo web. Mientras sepas cómo sumar y restar, irás bien.

Cuando empecé, me sorprendió descubrir que un montón de desarrolladores tenían experiencia previa en música y/o literatura. Yo siempre había pensado que más bien personas con interés por las matemáticas o ciencias elegirían un trabajo de ingeniería. Pero vaya si me equivocaba. En una de las conferencias sobre tecnología a las que asistí este año, Catherine Meyers, una ex-cantante de ópera, dio una charla llamada “Mozart podría haber sido un ingeniero”, describiendo las similitudes de la creación de música y la creación de software. Su charla confirmaba que no sólo los desarrolladores que conozco sino muchos otros vienen de distintos ámbitos y que desarrollar implica mucho más que saber matemáticas.

Puedes hacer cualquier cosa que puedas pensar.

El desarrollo de software te da la habilidad de llevar a cabo tus ideas inmediatamente. Las herramientas están al alcance de tus manos y las posibilidades son infinitas. Obviamente, esto no se aplica si tus ideas son algo parecido a construir cosas en el exterior, tejer, hacer manualidades, etc. Pero si te encuentras pensando constantemente “sería bueno si hubiese una aplicación para esto o aquello”, entonces sí, el desarrollo de software te dará las habilidades que necesitas para construir cualquier cosa que quieras. Y tienes Internet (gracias Google, y Stack Overflow), lleno de información para ayudarte a salir adelante y conseguir tu visión.

Soy una de esas personas que escribe constantemente sus ideas tan pronto como se originan. Quizás si tú hicieses lo mismo, rápidamente te darías cuenta de que puede que la mitad de las cosas que escribes requieren desarrollo de software. Ser capaz de programar puede que sea tan importante como escribir en el futuro, así que ¿por qué no empezar ahora?

Puedes llevarte el ordenador a cualquier parte.

Si tú eres el tipo de persona a quien le gusta salir o constantemente conocer a gente nueva, programar no es para ti. Tiene que gustarte estar en tu ordenador si vas a ser un desarrollador de software. Tu ordenador es tu herramienta y sin ella, bueno, sería como un leñador sin un hacha o un bombero sin fuego. Sin embargo, nunca nadie ha dicho que no puedas llevarte tu ordenador contigo.

Un amigo del trabajo me dijo que conoce una pareja en que ambos son desarrolladores, y ellos trabajan a distancia y viajan por el mundo. Se sientan fuera junto a la playa mientras trabajan, y por las tardes exploran las distintas ciudades en las que viven. Suena bien ¿no?

No todos los trabajos de desarrollador son a distancia, pero algunos de ellos te darán la opción de trabajar desde casa un par de días por semana. ¿Te importaría estar frente al ordenador todo el día si significase que puedes estar en casa con tu perro y en pijama? Obviamente hay pros y contras en esta situación y debes analizar si se ajusta a ti o no.

La información es el nuevo petróleo = más trabajo para desarrolladores.

La información se está convirtiendo en uno de los recursos más valorados de nuestro tiempo. En el primer trimestre de 2017, Alphabet, Amazon, Apple, Facebook y Microsoft cobraron $25.000 millones de dólares en beneficios netos totales y están en la lista de las 5 empresas más valiosas en el mundo. Todas estas compañías, junto con otras empresas de información/tecnología, contratan a desarrolladores. ¿No quieres aprender las habilidades que necesitan el tipo de compañías que tienen las mejores perspectivas de futuro?

La información no tiene sentido sin estructura, organización e interpretación. Los ingenieros de software pueden desarrollar aplicaciones que recopilan datos y los estructuran para que se puedan obtener perspectivas de negocios a partir de la información recolectada. También pueden escribir programas que comprueben suposiciones hechas con la información mediante pruebas A/B para corregir desviaciones en el modelo (¡y machine learning o “aprendizaje automático”!). Debido al crecimiento en las compañías de tecnología/información en los últimos años, el desarrollo de software ha subido al puesto #2 en trabajos de tecnología, de acuerdo los mejores trabajos de US News, y el puesto #13 en general. El salario medio es de $98.260 y el crecimiento del empleo un 19%. Basándonos en esto, entrar en desarrollo de software me parece una decisión bastante buena.

Conclusión.

Si estás empezando tu carrera o intentando cambiar tu situación actual, definitivamente deberías considerar el desarrollo de software como una opción. Yo hice el salto el año pasado y no lo he lamentado ni por un segundo. Probablemente he olvidado mencionar la parte más importante: el desarrollo de software es divertido. ES TAN EXTREMADAMENTE DIVERTIDO. Lo disfrutarás, con suerte tanto como yo lo hago. Así que, hazlo.

Si estás interesado en leer lo genial que puede ser la cultura de las startups, échale un vistazo a mi entrada anterior (artículo en inglés abajo). Además, mantente atento a mi siguiente artículo si estás interesado en conocer los recursos que utilicé para aprender a programar y conseguir un trabajo.

Why Wouldn’t You Want to Work at a Tech Startup?

Si crees que esta historia le puede interesar a alguien ¡Compartela!