Like A Girl

Pushing the conversation on gender equality.

Code Like A Girl

¿Qué harías si no tuvieras miedo?

Escrito por Catalina Astengo y traducido al español por Viviana Taborda para Code Like A Girl. Artículo original en inglés aquí

Parada de los ángeles — Parque Nacional Zion

Siempre me he considerado una persona valiente. Desde lo que recuerdo, mis padres solían subirme en su jeep y llevarme a las dunas para algunos paseos aventureros. Cuando crecí, pasé a montar en cuatrimotos y bicicletas todoterreno por mi propia cuenta, dándome total libertad y control sobre mi destino; un giro equivocado y todo podría haber terminado.

A los 15 años, mi familia se mudó a los Estados Unidos desde Chile y estaba emocionada de explorar un mundo nuevo con un idioma y una cultura diferente. Fui a la universidad a 2.000 millas de distancia de mi casa para ir a una de las mejores escuelas de ingeniería y luego conseguí un trabajo en Utah, donde no conocía a nadie. El año pasado, dejé mi cómodo trabajo de cuatro años y cambié completamente de carrera para seguir mi sueño.

Aunque todo eso suena algo valiente, no me di cuenta de cuánto me he estado conteniendo hasta que leí “The 5 Second Rule” (La regla de los 5 segundos) de Mel Robbins. Si prestas atención a tus pensamientos a lo largo del día, te sorprenderá la cantidad de veces que tu cerebro apaga de inmediato tus ideas. “Eso sería tan estúpido”, “eso sería demasiado difícil”, “no tengo las habilidades para hacer eso”, “no nací líder”, “eso llevaría una eternidad”, etc. La lista sigue y sigue. Sólo presta atención.

¿Por qué nuestro cerebro trabaja en nuestra contra? te podrías preguntar. Nuestro cerebro no está trabajando realmente en nuestra contra, es solo la naturaleza humana. Cuando pensamos en ideas, sabemos que las implicaciones podrían ser grandiosas (¿y si tengo éxito?), y nos ASUSTAMOS. Cuando nos asustamos, tenemos la reacción humana de “escapar”, así que rápidamente inventamos excusas para no hacer lo que sea que se nos ocurrió. Es todo un círculo vicioso. Tienes que aprender a darte cuenta cuándo te estás deteniendo por miedo, y tener el valor de perseguir lo que tu alma interior te está diciendo.

Hace años quería tener mi propio blog para compartir mis pensamientos y experiencias con el mundo. Lo intenté algunas veces, pero siempre lo cerraba y borraba porque pensaba “es estúpido y quién diablos querría leer eso”. Sentía que me expondría y tenía miedo de lo que la gente pensaría. Pero después de darme cuenta de que me estaba conteniendo porque tenía miedo, mi actitud cambió. Saber que estaba apagando naturalmente mis propias ideas me dio una perspectiva diferente sobre cómo lidiar con el miedo.

¡Entonces dije basta! y comencé a escribir.

Publiqué mi primer blog y obtuvo un favorito (o un aplauso ahora). UNO. Pero no me importó. Me sentí orgullosa de mí misma por escribirlo y exponerme, me sentí feliz. Para el siguiente tuve una línea de pensamiento diferente. ¿Qué pasaría si lo hago a través de una publicación? Mi cerebro inmediatamente comenzó a inventar excusas “las publicaciones son para escritores reales”, “nunca querrán que escriba para ellos”, “solo tengo un artículo publicado, ¿por qué me considerarían?”, ahora lo entiendes, excusas, excusas, excusas. Y luego pensé, ¿qué tengo que perder realmente?

Dar un paso de valor y fracasar te hace crecer mucho más que salir victorioso. Si no fallaste, entonces no estabas apuntando lo suficientemente alto. Decidí postularme para la publicación “Code Like a Girl” y lloré al día siguiente cuando vi que me aceptaban como escritora. Publicaron mi artículo y ahora tiene más de 10.000 visualizaciones junto con algunos comentarios interesantes. Y, como si fuera poco, ahora soy una de las principales escritoras de “Women In Tech”. Todo al poner de lado mis miedos y tomar una decisión simple. Todavía no puedo creerlo.

Estás a una decisión de cambiar tu vida.

Cada vez que dejas que el miedo acabe con tus ideas, estás tomando la decisión de no seguir tus sueños. Cada paso de valentía cuenta. No tienes que tener todo en un solo día, pero si das pequeños pasos de valentía todos los días, tu vida cambiará.

Estaba pensando después de todos estos descubrimientos:

¿De qué se trata la vida? ¿Qué me hará sentir realizado? ¿Qué me hará feliz?

No es dinero, ni seguridad, ni algo más. Me estoy permitiendo ser quien se supone que soy. Ser valiente y dejar que mi ser interior salga y florezca. Ser la mejor persona que puedo ser. Ahora dime,

¿Qué harías si no tuvieras miedo?

Sígueme en instagram y twitter para que compartamos pensamientos cotidianos