Like A Girl

Pushing the conversation on gender equality.

Code Like A Girl

Tuve una computadora en mi habitación y no me convertí en una programadora.

Escrito por Anabel. y traducido por César Arias para Code Like a Girl. Encuentra la versión original del artículo en inglés aquí

En respuesta a “Como pasé de la sociología a ser desarrolladora de software en un año” de Clémentine Pirlot

Esta ha sido una parcialmente dolorosa (¡Pero genial!) experiencia de lectura ya que he seguido literalmente -Y digo literal- todos los pasos académicos para convertirte en un desarrollador. Me puedo ver específicamente reflejada en esto:

Nunca consideré la tecnología como una posible elección de carrera. Siempre fui mala en matemáticas y ya que a mis profesores no les importaba, simplemente me rendí y decidí tomar una educación en literatura.

Y esto:

Sin siquiera saber qué es lo que quería ser, empecé una licenciatura en civilización inglesa y literatura en la universidad después del colegio.

Y esto:

Cuando regresé a Francia quería ir hacia los estudios de mujeres, aunque aún no tuviese idea de que trabajos podía conseguir.

Y por último, este (Mi estado actual):

Sabía que no quería pasar años estudiando, especialmente desde que obtuve mi máster.

Ahora soy, irónicamente, una de esas mujeres a las que has entrevistado. Estoy en marketing digital — constantemente escarbando a través de la sala, soñando, imaginando que se sentiría sentarse en el rincón de los desarrolladores (todos hombres).

Mi esposo es desarrollador también. Así como mi padre, y mi hermano. Cómo, con una configuración como esta, simplemente no me desvié hacia esa dirección; eso está relacionado con el siguiente hecho: Nunca en la vida imaginé mi vida en tecnología. Ninguna chica lo hace. ¿Por qué? Tuve exactamente CERO modelos femeninos de donde sacar esa idea. Ni siquiera en un anuncio publicitario. Hay un buen podcast sobre cómo las mujeres dejaron de programar: Las mujeres solían estar en cursos de computación. Y entonces vinieron las "computadoras de casa", y con ellas su comercialización, y con ellas su mercadeo. Y adivinen que → las computadoras fueron mercadeadas para hombres y chicos.

Yo de hecho tuve una computadora en mi habitación. Y también tengo vagos recuerdos de mi hermano tratando de enseñarme a programar. Y aún así, la idea de siquiera tener algún mínimo interés, en ese entonces, recuerdo que era — simplemente absurda.

Yo ahora tengo, como tu, 28 años. Puedo identificarme con los sentimientos que has tenido gracias a tus trabajos previos a la programación. Amo escribir, me olvido del tiempo escribiendo, podría escribir por siempre — ensayos y artículos hasta incluso prosa. Pero en los últimos meses también he estado revisando Codeacademy. Soy lenta. Pero voy por mi segundo curso y estoy completamente desconcertada por la pregunta de ¿POR QUÉ NADIE NUNCA ME DIJO QUE NO ES TAN DIFERENTE?

No estoy tan adentrada en el tema aún. Pero estoy empezando a sentir que, sobre todo, si te gusta elaborar hermosas oraciones, podrías disfrutar elaborar hermosos códigos. Si eres bueno aprendiendo lenguajes, entonces probablemente serías bueno también aprendiendo nuevos lenguajes de programación. La diferencia está solamente en unos cuántos cientos más en tu salario anual.

Vivo una vida digital como la que tiene mi esposo pero ésta diferencia no puede ser más real luego de un largo día de trabajo. Mientras he sido testigo de sus quejas acerca de los "molestos correos" que recibe de "demasiados reclutadores", yo — con mi Master en Humanidades — a la edad de 26 estaba en una fila para obtener una pasantía en marketing que me pagaría menos del mínimo establecido. Había aplicado por simple desesperación. Hoy, tengo mucha suerte de tener un gran jefe, un equipo relajado, y un salario decente — aunque, para que sepas, mi esposo llega a casa con mas del doble de lo que yo gano. Y él también tiene un Máster.

Aunque toda la vida no gira en torno al dinero, hay ciertas realidades. Y la realidad con la que me levanto hoy es que, luego de haber invertido en un Master que amé, el título ha fallado en la tarea de llevarme a un ambiente profesional que remotamente me va a compensar a un nivel tanto financiero como personal. Para que sepan, mi descripción de perfil de Medium dice: "Mercaderista online en el día, escritora de noche". Esa es la noche en la que vuelvo a la vida. Y aún así, cuando te gradúes, no puedes solo "ser un escritor", así que ¿Ahora qué?

A veces me siento en una situación sin escapatoria. He gastado mis 20’s en un título que ahora falla en llegar (¡Sorpresa!). Y aún así debo empezar a hacer dinero ahora. Desde donde estoy, me parece que debo empezar a ahorrar. Parece ridículo cambiar de parecer ahora. Invertir en otro camino.

Tu artículo, sin embargo, anima. Muestra que es posible. Es difícil, pero es posible. Y entonces te quiero agradecer y animar a seguir escribiendo porque en este punto no estoy segura de que alguna vez vaya a hacer el cambio; pero tus palabras tienen influencia sobre mi, sobre otras mujeres, y seguramente también sobre hombres que se encuentran a sí mismos en situaciones similares. ¡Sigue así!

Si te gustó este artículo ¡compártelo!