Like A Girl

Pushing the conversation on gender equality.

Code Like A Girl

Valentía en el trabajo

https://www.flickr.com/photos/clement127/16470538275/in/album-72157632559284216/

Como el Bungee Jumping me hizo más fuerte en el trabajo

Escrito por Dinah Davis y traducido al español por Maria Alejandra Yepes para Code Like A Girl.

Ser valiente es el mantra de mi vida. Creo que ha sido la clave de mi éxito y mi felicidad, especialmente por ser una mujer dedicada a temas relacionados con la tecnología. Te voy a compartir un evento específico donde tuve que reunir todo mi coraje, además por qué pienso que esto me ha hecho no solo más exitosa sino una mejor persona.

El salto en Bungee

Saltar en bungee había estado en mis cosas por hacer por un largo tiempo. En un viaje a Nueva Zelanda descubrí que podría hacerlo.

Traté de convencer a mi familia de que lo hicieran conmigo. Ninguno lo haría, por eso me resigné a hacer Canopy. Mi mamá si se apuntó a ese plan, me encantó que ella fuera tan valiente ese día. Ella estaba muy asustada pero lo hizo y de hecho le gustó haber hecho Canopy; sin embargo, el Bungee seguía en mi lista.

Un momento antes de que el tour de Canopy empezara me dejé llevar por lo que mi corazón me decía y fui a ver los que estaban haciendo Bungee. Y pensé:

¿Cuándo voy a tener la oportunidad otra vez? Tengo que hacerlo

De hecho cuando fui a verificar, ya sabía que iba a hacerlo. Yo sentía emoción, temor y valor para hacerlo, ¡todo al mismo tiempo! Esto me hacía enfocarme en lo que quería y lograba que se fuera mi miedo.

Esta es la vista desde la plataforma desde la que uno salta. La cuerda del Bungee está atada a esta plataforma y es la que te hala hacia arriba después de saltar. Esta foto es de: http://www.bungy.co.nz/the-ledge/the-ledge-swing

Una vez pagué, estaba realmente comprometida a hacerlo. En ese punto sabía que no me iba a echar para atrás. Para alistarme para el salto tenía que caminar sobre la plataforma del Bungee. Yo estaba con un arnés. Esta fue la primera vez que empecé a sentir miedo. Pregunté muchas veces si las correas eran seguras y a cuántas debía estar atada (por cierto la respuesta es dos) Me recordé a mi misma mi meta y me enfoqué en lo que estaba haciendo.

Después fui a la plataforma desde donde uno salta. La cuerda del Bungee está atada a una plataforma que te permite atravesar hasta otra plataforma que desde donde se hace el salto. La otra cuerda está atada a la plataforma de salto y es la que te permite sostenerte 1 metro debajo para prepararte para el salto.

La de esta foto no soy yo. Pero así fue como yo me sentí en el momento que halé el broche. La cuerda roja que ella sostiene en su mano está amarrada a la cuerda que uno hala para impulsar la caída. Desafortunadamente yo no pagué por las fotos los 50 dólares adicionales a los 150 que ya había pagado. Esta foto es de: http://www.bungy.co.nz/the-ledge/the-ledge-swing

Creo que es hora de mencionar que no me gustan las alturas. No estaba disfrutando mucho el hecho de estar ahí afuera, colgando, sin nada debajo de mí.

Para impulsar la caída tuve que halar un broche. Yo no sabía esto antes de saltar, en este momento fui valiente. Si quería hacer esto, tenía que hacerlo por mi misma, por eso reuní todo el valor que tenía y halé el broche. Mi corazón se detuvo. ¡Fue aterrador!

Por alguna razón yo siempre pensé que se sentiría como un gran columpio y que siempre habría tensión en la cuerda. ¡NO!

Esta soy yo. La foto fue tomada por mi esposo desde la plataforma desde la que salté.

Los primeros metros son complementamente caída libre, debido a que no hay tensión en la cuerda. Debo decir que esto es aterrador y que grité mucho. Una vez hubo tensión en la cuerda, empecé a balancearme, el grito de terror se convirtió en un grito de disfrute.

Columpiarse era fabuloso, la vista era increíble. Era completamente liberador y tuve la mayor avalancha de adrenalina en mi vida.

Hoy estoy tan orgullosa de mi misma por ser tan valiente para saltar. En ese momento sentí como mi autoconfianza creció un poco. Yo sabía que podía decidirme por hacer algo que me atemorizara. Especialmente en mi trabajo he usado este aprendizaje para decidirme a hacer cosas que me asustan.

Esta soy yo después de bungy y canopy. Estaba llena de adrenalina.

Un día normal

Yo trabajo en tecnología. Con frecuencia paso por oficinas donde el 80%-90% de las personas son hombres. Cuando empecé a trabajar esto era muy intimidante. Y me tenía que obligar a mi misma a ser valiente y hablar en las reuniones. Hoy en día ya no noto la diversidad de género en las reuniones en las que estoy. Simplemente, segura de mí misma, participo en las conversaciones cuando debo hacerlo.

Yo me aprovecho de la fortaleza de ser valiente cuando estoy en reuniones con directivos de un nivel jerárquico más alto. Que ellos tengan un título más alto que el mio no significa que mis ideas y mis aprendizajes no valgan la pena. Para poder expresarme con tranquilidad, debo dejar a un lado mis miedos y recordarme a mi misma que soy inteligente y que mis ideas son valiosas. Para mí esto es ser valiente.

Cuando veo ineficiencias organizacionales que podrían ser mejoradas, necesito ser valiente para sugerir un cambio, recibir retroalimentación sobre mis ideas y colaborar con otros para que el cambio suceda.

Tengo que ser valiente cuando le doy a un empleado una retroalimentación que no es positiva. Sería más fácil para mi maquillar el comentario o no decirle nada. Para ser una buena coach necesito ser empática y compasiva pero en una forma directa, de ese modo la persona puede crecer.

Cada vez que voy a un evento de networking, debo acercarme valientemente a personas que no conozco y empezar a hablar con ellos. Esto me llevó un tiempo de práctica hasta que me acostumbré a hacerlo. Eso era muy intimidante, pero sabía que era lo correcto para mi carrera. De esta manera he sido recompensada con una increíble red de personas que respeto y con las que comparto otros espacios sociales.

Entre hagas más cosas que te asusten, más fácil se volverá. Pero debes presionarte a hacerlo. Hace poco leí un artículo, escrito por Jeff Haden, acerca de las cosas que las personas exitosas nunca hacen. El artículo es muy bueno y creo que el punto nueve “Ellos nunca están asustados de hacer lo que importa” es particularmente relevante.

Esta soy yo enseñándole a las chicas de CAGIS a programar usando Scratch

Mujeres en tecnología

Siempre he apoyado a mujeres en tecnología. Sin embargo, solo fue hasta hace tres años que me volví vocera del tema. En ese momento experimenté la marginación por parte de mi jefe por ser mujer. Una vez salí de esa situación recuperé la confianza en mi misma y me di cuenta que tenía que hacer algo al respecto.

El salto en bungee me enseñó que podía hacer cosas así me asustaran. Aprendí que podía y debía presionarme a hacer lo correcto incluso si estaba aterrada.

En el pasado estaba asustada de ofender a mis empleadores, que pudieran despedirme por mis comentarios acerca de ser una mujer en tecnología, que eso podría afectar mi carrera. Decidí que todas esas cosas igual podían pasar pero si yo me callaba nada iba a cambiar y eso no era correcto.

Decidí ser valiente acerca de eso también. Eso no significa generar miedo y desafiar a las personas con las que estoy en desacuerdo. No creo que eso sea un camino productivo para cambiar las causas del problema. En cambio decidí enfocarme en las cosas positivas de las compañías, la comunidad de tecnología y en lo que yo puedo hacer para mejorar la situación por las mujeres en tecnología. Hasta el momento he hecho esto:

Yo en la conferencia TAM (Piensa acerca de matemáticas) dirigido a chicas de grado 9 realizado por la Universidad de Waterloo.
  1. Asistir a eventos para animar a chicas a que se involucren en tecnología.
  2. Ser mentora de mujeres que trabajan en tecnología
  3. Campeonato en parejas de “Mujeres en tecnología”
  4. Voluntariado en organizaciones como CAGIS (Asociación canadiense de mujeres en ciencia)
  5. Hacer que la compañía en la que trabajo se involucre en eventos de mujeres en tecnología.

La valentía puede ser aprendida

Ser valiente está relacionado con la capacidad de evaluar riesgos y consecuencias de tus acciones. Está relacionado con presionarte a ti misma a hacer las cosas que sientes que son correctas para tí, para tu familia, tu equipo, tu empresa, tu ciudad, tu país o el mundo.

¡Se valiente!

Déjanos abajo tus comentarios acerca de cómo has sido valiente

Si este artículo te parece valioso, ¡compártelo!

Fearlessness in the Workplace